Carta a familias del Colegio Ponceño

27 de octubre de 2017

  

Muy queridas familias del Colegio Ponceño:

 

Al cumplirse hoy un mes de haberse reanudado las clases en el Colegio Ponceño, tras el paso del Huracán María, les escribo estas líneas deseándoles que ya tengan agua, luz e internet, o que muy pronto les llegue.

 

Permítanme explicarles por qué fuimos la primera escuela en Ponce en abrir las puertas, a pesar de los daños sufridos y de no tener luz eléctrica. El Colegio Ponceño es en verdad una escuela de la comunidad, somos una familia; ustedes los padres son los dueños y necesitaban que sus hijos vinieran al colegio cuanto antes para ustedes atender la grave situación en que se hallaban.

 

Ustedes lo hicieron posible: Empleados de Jan Serrallés limpiaron el Cafetorium; la empresa Robles podó y recogió material vegetativo durante ocho días; se proveyó letrinas portátiles por si no venía el agua; se contactó el Hospital San Cristóbal para que nos atendieran las emergencias que hubiese si no se conseguía a los papás; la emisora radial WPAB informó de la reanudación de las clases y el horario a seguir; varias familias proveyeron hielo muchos días; unos padres trajeron generadores portátiles y abanicos para los salones de los niños pequeños; hubo mamás voluntarias ayudando en varias clases… En fin; todo ello y muchas cosas más han hecho posible que el Colegio Ponceño se sienta orgulloso de su personal y muy agradecido de ustedes, las familias, que nos han respaldado.

 

El 26 de septiembre hubo una reunión del personal para coordinar la reanudación del curso al día siguiente, y para explicar cómo proceder esos primeros días: escuchar a los niños, compartir, ser pacientes y comprensivos con ellos, bajar sus niveles de ansiedad, ayudarles a sobrellevar las pérdidas habidas, valorar las cosas sencillas, darle gracias a Dios por la vida, la familia y los amigos…  No puedo olvidar la cara de felicidad que puso una niña de Kinder aquella tarde cuando vio que su sillita estaba en el salón y no se la había llevado el huracán. Ustedes han sido testigos de la alegría de sus hijos al encontrarse con sus compañeros en el colegio, ya que no sabían de ellos hacía días.

 

Por la dificultad en comunicarnos y haber calles y carreteras cortadas, del 27 al 29 de septiembre la asistencia fue 35%. Se corrió la voz y a partir del 2 de octubre ha asistido entre 92% y 96% del estudiantado. Se tuvo un horario especial de 8:00 am a 4:00 pm de lunes a jueves, para que los niños tuvieran comida caliente y merienda; hicieran las tareas en la escuela; se recuperase el viernes que no habría clase, para economizar un poco de gasolina, hacer gestiones y visitar a familiares de los que no sabían nada.

Según nuestra encuesta más reciente, el Colegio Ponceño tiene 26% de familias sin agua; 32% sin luz; 25% sin agua ni luz; y sólo 27% tienen agua y luz. Por ello, se ha seguido con ese horario estas semanas y se ha permitido que vistan ropa que los identifique como alumnos del Ponceño si no pueden usar el uniforme escolar. A partir del lunes 6 de noviembre se vuelve al horario de 8:00 am a 3:00 pm. Para los que no tienen con quién dejar los niños este viernes 3 que no hay clase, habrá un programa de cuido, con tutorías, actividades recreativas y almuerzo incluido, que se les informará. 

 

Para evitar la presión del final del primer trimestre que se acercaba, se unió con el segundo trimestre y se pondrá la nota semestral en diciembre. La idea fue bajar la ansiedad que se genera con muchos exámenes. Queremos que sus hijos aprendan y hay que evaluar su aprovechamiento, como es lógico; se hace poco a poco con asignaciones, trabajos, pruebas, exámenes…  La hora de 3:00 a 4:00 pm es para hacer las tareas en el salón; no para llevarse más trabajo a casa, donde quizás no hay luz todavía. Lamento si algún maestro no lo ha hecho así; perdonen.

 

Para su información, se ha preparado la reclamación correspondiente a la compañía de seguros y a FEMA, gracias a la diligencia de varias personas, entre ellas la Lic. Ana Dueño y la Arq. Ligia Saldaña. Oportunamente se hará las reparaciones debidas en la planta física.

 

En adición a la información recogida por la Oficina, el Consejo de Estudiantes ha hecho una encuesta para saber qué familias (personal y estudiantes) del Colegio Ponceño necesitan algún tipo de ayuda. Han organizado una campaña de servicio comunitario para continuar la labor iniciada por Mima Mayoral y Roxana Torres. Lo que se recoja, se distribuirá entre las personas necesitadas que se haya identificado dentro y fuera de la escuela. El sábado 28 de octubre, el chef “Panchi” Zayas preparó comida gratis para 800 personas, en la cocina de su Alma Mater, que se distribuyó en los barrios de Villalba. Además, el Colegio Ponceño tiene fibra óptica de alta velocidad (200 mgb/s) y sirve de oasis “wi-fi” y de centro para recargar gratis sus aparatos electrónicos, si lo desean.

 

Termino reiterando mi agradecimiento por su respaldo y rogando disculpen los inconvenientes habidos. Les agradezco de antemano cualquier idea para seguir mejorando. Ustedes han hecho posible este pronto renacer. Muchas gracias. Dios les bendiga.

 

Les saluda cordialmente,

 

P. José Andrés Basols

Director

Please like & share: