LOS TEMBLORES Y EL COLEGIO PONCEÑO

By: P. José Andrés Basols Sch.P.

Cada uno es muy libre de opinar y sacar sus propias conclusiones ante una foto, un comentario escrito o dicho. La impresión que causan algunas fotos del Colegio Ponceño que circulan por las redes es que la escuela está destruida. Nada más lejos de la verdad. Sí; ha habido algunos daños. Pero esas fotos no son de elementos estructurales, vigas o columnas que se hayan afectado por los temblores. Algunos desconocen, por ejemplo, que hay dos edificios juntos y separados en la escuela superior; estos días se han separado un poco más de lo usual.

A Dios gracias, el Colegio Ponceño aparenta hoy que no ha sufrido daño estructural en los varios edificios separados que lo integran, pero que están unidos por unas juntas de expansión. Al moverse los edificios por la flexibilidad de su diseño chocan entre sí, y se despegan algunos pedazos de empañetado: unos se caen y ya los han recogido; otros hay que ir golpeando las paredes para ver si hay “galleta” suelta y desprenderla, para que no se caiga con otro temblor y cause daño.

Como nos importa la seguridad de nuestros alumnos y empleados, hace unos días la Junta de Directores contrató a un ingeniero estructural para que verifique la solidez y seguridad de todas las estructuras del colegio, antes de regresar a clases. Él hizo ya una primera inspección; ha visto los planos originales del colegio para ver cómo se han comportado los edificios y darnos luego sus recomendaciones por escrito. Se suponía que hoy, sábado 11 de enero, haría otra visita al colegio; la tuvo que posponer por unas emergencias que le surgieron. Vendrá próximamente.

Sí; el colegio ha tenido algunos daños que se ha documentado y se está preparando un archivo con las muchas fotos tomadas para reclamar esos daños como parte del plan de mitigación a someterse oportunamente. Pero no son daños mayores. Algunas cosas ya se han reparado (tubo roto en un baño, plafones caídos…), o están en proceso de reparación (varias puertas de salones, empañetar…). Cuando se reciba las recomendaciones del ingeniero estructural, la Junta tomará las decisiones correctas.

Dios mediante, el lunes 13 se tendrá reunión con todo el personal del Colegio Ponceño, y en otras fechas habrá reuniones con los padres de nuestros alumnos. El Colegio Ponceño es de las familias y les agradecemos su respaldo y la disponibilidad que nos han mostrado algunos de ustedes para ayudar en lo que haga falta. 

Desde el 28 de diciembre de 2019, Puerto Rico ha sufrido una serie de temblores, sobre todo los habidos el 7 y 11 de enero de 2020. Es algo a lo que nos tendremos que acostumbrar, como la gente que vive en California, México o Chile. La sismóloga Lucy Jones escribe: “Tememos a los sismos porque no podemos controlarlos, pero sí podemos controlar nuestro entorno. Entonces, ejercitemos nuestro control creando un ambiente seguro, a prueba de temblores.” Lo primero que se debe controlar es el propio miedo e histeria ante un temblor; lo contagiamos a otros con actitudes y reacciones infundadas. 

No pretendo asustar, pero según el National Safety Council, el riesgo de morir por un sismo es menor a 1 en 20,000; en un accidente de avión, 1 en 5,000; la probabilidad de ser asesinado es de 1 en 1,000; y el riesgo de morir en un accidente de tránsito, 1 en 100. ¿Qué nos está diciendo Dios con estos temblores? Que debemos acostumbrarnos a vivir con ellos, y que estemos preparados porque no sabemos el día ni la hora en que Él vendrá a buscarnos para llevarnos al Cielo, porque aquí estamos de paso. Dios nos ama y nos perdona. Pasemos por el mundo haciendo el bien. 

P. José Andrés Basols

Director, Colegio Ponceño

Please like & share: