Guia sobre la Influenza

La influenza es un virus que afecta a los seres humanos provocando varias complicaciones similares a las de una fuerte gripe. El virus fue descubierto en 1993 y se clasificó en dos tipos: A y B, sin embargo, existe un tercero, C, que es menos importante. Tal como lo hacen todos los virus, el de la influenza tiene la capacidad de mutar, lo que le permite alojarse en otros organismos y defenderse de las “vacunas”.

Los síntomas característicos de la influenza son similares a los de una gripe, sin embargo, es particular de este virus que los síntomas se manifiesten en forma casi inmediata, presentando altas temperaturas con cansancio extremo por dos o tres días, lo que en algunos casos, puede prolongarse a una semana completa. Dentro de sus características, la influenza se manifiesta con fuertes dolores de cabeza, así como también dolor de garganta y tos, dolor muscular, articular y fotofobia.

En los niños se manifiesta en forma similar, pero con algunas particularidades como la presencia de vómitos, diarrea y disminución considerable del apetito, así como también una gran dificultad para respirar.

Al ser provocada por un virus, la influenza es altamente contagiosa. Su contagio se produce a través del contacto con el virus por vía aérea con aves u otras personas infectadas. Lo anterior, debido a que el virus sale del organismo al ambiente con las secreciones, por lo tanto, es muy importante taparse tanto la boca como la nariz al toser o estornudar.

La forma más efectiva de prevenir la influenza es a través de la vacunación, no obstante, es necesario tomar precauciones como evitar el contacto cercano con personas enfermas y lavarse las manos con frecuencia a fin de protegerse contra los gérmenes.

Accede el siguiente enlace para mayor información del Departamento de Salud:

http://www.salud.gov.pr/Programas/OficEpidemiologia/Documents/Influenza%20Guia%20para%20los%20padres.pdf

Slide1

Please like & share:

Lavarse las manos correctamente

Lavarse las manos, es clave para evitar infecciones. Es una de las maneras más eficaces para evitar la propagación de las bacterias y protegernos de muchas enfermedades infecciosas.

La piel es la primera línea de defensa contra las bacterias. En las manos, se alojan (de forma natural o por contaminación de otras fuentes) y se transmiten bacterias que pueden provocar procesos infecciosos. La higiene de las manos no sólo es una poderosa arma contra el contagio de infecciones comunes como el resfriado y la gripe sino que también actúa contra otras que son generadas por bacterias.

El Departamento de Salud sugiere seguir estos pasos sobre la forma correcta de lavarse las manos:

http://www.salud.gov.pr/Programas/OficEpidemiologia/Documents/Forma%20correcta%20del%20lavado%20de%20manos.pdf

 

Slide1

 

 

 

Please like & share: