Adviento: Tiempo de espera

El Adviento es el período de cuatro semanas en que la Iglesia se prepara, en una actitud de esperanza y alegría, para celebrar el nacimiento de Jesucristo.

La Iglesia, para comenzar el año litúrgico, celebra la llegada de Cristo con los hombres con una gran fiesta a la cual llamamos Navidad. Esta fiesta es tan importante para los cristianos que la Iglesia, antes de celebrarla, prepara a sus hijos durante el período conocido como Adviento. Ya desde tiempos remotos la Iglesia acostumbra tener esta preparación.

• ¿Qué es el Adviento?

Es el período de cuatro semanas en que la Iglesia se prepara, en
una actitud de esperanza y alegría, para celebrar el nacimiento de
Jesucristo.

La palabra Adviento significa “llegada” y claramente indica el espíritu
de vigilia y preparación que los cristianos deben vivir. Al igual que se
prepara la casa para recibir a un invitado muy especial y celebrar su
estancia con nosotros, durante los cuatro domingos que anteceden
a la fiesta de Navidad, los cristianos preparan su alma para recibir a
Cristo y celebrar con Él su presencia entre nosotros.

Durante el Adviento los cristianos renuevan el deseo de recibir a
Cristo por medio de la oración, el sacrificio, la generosidad y la
caridad con los que nos rodean, es decir, renovamos nuestra vida
procurando ser mejores para recibir a Jesús.

La Iglesia, durante las cuatro semanas anteriores a Navidad, y
especialmente los Domingo, dedica la liturgia de la Misa a la
contemplación de la primera “llegada” de Cristo a la tierra, de su
próxima “llegada” triunfal y la disposición que debemos tener para
recibirlo. El color morado de los ornamentos usados en sus
celebraciones, nos recuerda la actitud de penitencia y sacrificio que
todos los cristianos debemos tener para prepararnos a tan
importante evento.

La familia, como Iglesia doméstica, procura reunirse para hacer más profunda esta preparación. En todas estas reuniones el sentido de penitencia y sacrificio se enriquece por la esperanza y el espíritu de fraternidad y generosidad que surge de la alegría de que Dios pronto estará con nosotros.

• ¿Qué podemos hacer en casa?

– Para crear el ambiente espiritual propio del adviento, podemos preparar en casa, junto a los hijos, la “Corona de Adviento”.

– Aún no es muy conveniente preparar el pesebre con el nacimiento, ya que es más propio de la Navidad, que vendrá después.

– El adviento es un tiempo de espera gozosa. Podríamos colocar un cartel que diga algo así: “Jesús, Hijo de Dios y hermano nuestro, nosotros esperamos tu Nacimiento”

– También para crear el clima espiritual entre los miembros de la familia, podemos colocar un cartel con las palabras del canto de adviento: “Despertemos, llega Cristo”.

– Que cada uno al comenzar este tiempo, el primer domingo, luego de rezar juntos y encender la primera vela de la corona, escriba en una tarjeta cuáles serán sus metas en este adviento. La Iglesia en su oración nos dice que nos preparemos por medio de las buenas obras.

Please like & share: